S I N E R G I A

Mentoring

sinergia

En los últimos meses hemos recibido correos de todo tipo, pero al que hoy le queríamos prestar atención es al que nos notifica la renovación de nuestro dominio. Lamentablemente esta es una práctica bastante extendida y tiene por finalidad recabar datos personales, o peor aún, datos bancarios de manera fraudulenta.

Generalmente son grupos organizados que, como comentabamos en el párrafo anterior, buscan conseguir todos los datos posibles. Que conozcan nuestros datos personales puede ser peligroso ya que, en un momento dado, pueden suplantar nuestra identidad y realizar acciones haciéndose pasar por nosotros. En cuanto a los datos bancarios, es evidente lo que se puede hacer con esta información.

Si tenemos nuestras direcciones de correo publicadas en nuestra web, y no disponemos de ningún sistema de ofuscación, lo más probable es que los spammers las capturen y a partir de ese momento, nos llegue gran cantidad de spam.

Otra fuente para recabar los datos era la información whois que almacenaba nuestros dominio. Afortunadamente esto ha cambiado gracias a la nueva RGPD, pero es posible que en dominios antiguos, esta información ya haya sido capturada.

Para saber que estamos ante una notificación fraudulenta, hay que prestar atención a varios puntos:

  1. Remitente no oficial: Lo primero tiene que ser revisar siempre la dirección de correo desde la que nos llega el mismo. Pero no el nombre que aparece, sino, entrando en los detalles, llegar a identificar la dirección y el dominio. Normalmente en este punto ya habremos identificado un correo fraudulento.
  2. Aviso de cancelación de dominio directamente: Lo correcto sería recibir previamente avisos por vencimiento de dicho servicio y no directamente uno que indique que o pagas o te lo quitan. Es importante que también tengas controlado en tu calendario la fecha de vencimiento y renovaciones de todos sus servicios.
  3. Incitación a actuar rápidamente. Nos indican ofertas o descuentos importantes si realizamos el pago cuanto antes.
  4. Fechas incorrectas y precios desorbitados. Si comprobamos la fecha de caducidad de nuestro dominio y la comparamos con la que nos indican no se corresponderá. Tampoco coinciden los precios, siendo exageradamente caros.
  5. Archivos adjuntos: Es habitual que los correos fraudulentos lleven algún archivo adjunto, y esto debe hacerte sospechar, sobre todo si la extensión o el nombre no son habituales.

Recueda que siempre nos podrás consultar cualquier duda que tengas, aún no siendo cliente nuestro, por cualquiera de los canales que encontrarás en nuestra web o utilizando el formulario.

Últimas noticias

Deja tu comentario

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información.
Privacidad